Este lunes 10 de julio tendrá lugar el primer juicio de los 10 de Zaragoza

cabecera-primer-juicio-de-los-10

Este lunes 10 de julio se celebrará el juicio contra uno de los 10 de Zaragoza. El joven fue denunciado por un militante de extrema derecha y le acusa de agredirle en las protestas contra un concierto nazi que tuvo lugar en febrero de 2015. Solicita para él cinco años y seis meses de prisión, además de una multa de 1.440 euros y una indemnización de 4.414,62. La Fiscalía pide para el joven dos años y medio de prisión y una indemnización al ultraderechista de 4.800 euros. Nosotros insistimos en su inocencia ya que ni siquiera participó en la protesta.

Estamos ante una auténtica mentira y acusamos a Javier Royo Blasco, militante del MSR y organizador del concierto nazi que se celebró en el Hogar Social de Las Fuentes, de usar el sistema judicial para atacar a los que no piensan como él y, de paso, intentar sacar beneficio económico. El acusado se encontraba en otro lugar de la ciudad en el momento de los hechos y fue seleccionado por el neonazi al visionar varias fotografías de militantes de izquierdas. Javier R. B., el denunciante, tiene un largo historial de participación en altercados e incluso fue condenado en 2013 en el caso de una paliza a un mendigo en Madrid al que un grupo de cinco neonazis dejó en coma y con secuelas de por vida.

Hemos convocado una concentración de apoyo el lunes a las 11.30 horas, coincidiendo con el inicio del juicio, a la que llamamos a participar a organizaciones políticas, vecinales, sindicales, culturales y sociales. Queremos que el sistema judicial ponga freno a esta gentuza y no les dé alas. Ya es la segunda vez que este personaje intenta conseguir una condena con acusaciones falsas. En la primera ocasión, denunció a cuatro jóvenes por amenazas y pidió que se abrieran diligencias contra un sindicato y una periodista, pero todos fueron absueltos. Aunque el resultado fue bueno, siempre supone una merma económica al tener que gastar en abogados, la necesidad de faltar a nuestros trabajos por citaciones judiciales, y sobre todo afecta psicológicamente estar esperando el día en que te van a juzgar sin ni siquiera haber motivo ni razón.